¿Qué hace una sauna?

La lista de supuestos beneficios del uso regular de la sauna es larga, pero ¿son ciertos? Echemos un vistazo a lo que nos dice la ciencia..

Los seres humanos de todo el mundo han utilizado saunas y cabañas de sudoración durante milenios. La lista de razones para usarlos es larga: Higiene, salud, socialización y metas espirituales.

Puede encontrar un montón de afirmaciones sobre los efectos positivos de usar una sauna en Internet. Pero no todos estos supuestos beneficios tienen pruebas legítimas que los respalden. Entonces, ¿cómo sabes qué es lo correcto?

Durante las últimas dos décadas, la ciencia ha estado investigando el uso de saunas y la terapia de calor en general. ¡Únase a nosotros mientras damos un paseo por Science Lane y separamos la basura de la verdad!

Afirmación número 1: Reduce el dolor muscular y articular (y la tensión muscular)
El baño de sauna puede ayudar a reducir el dolor muscular y articular.

Una de las principales afirmaciones es que los baños de sauna son beneficiosos para los músculos y las articulaciones. 

Varios estudios han analizado los efectos del uso de una sauna en dolencias como artritis, fibromialgia (dolor en los huesos, articulaciones y músculos) y otros tipos de dolores permanentes o frecuentes. Todos los estudios mostraron una reducción significativa de los síntomas asociados con los trastornos. Y esto se demostró tanto en la propia percepción de los sujetos de prueba de los síntomas como en los datos objetivamente medibles como la movilidad articular.[1],[2],[3].

NOTA: Prácticamente todos los estudios que encontramos sobre dolores musculares y articulares analizaron los efectos de las saunas de infrarrojos. Lea más sobre saunas de infrarrojos aquí.

Por eso, los usuarios de la sauna suelen decir que se sienten más relajados, cómodos y menos dolor en los músculos y las articulaciones. Y la ciencia respalda estas afirmaciones. Así que marquemos esto como VERDADERO (¡al menos si usa una sauna de infrarrojos!)

Afirmación número 2: Hace que quemes más calorías
El baño de sauna quema más calorías.

Probablemente haya notado un aumento en su frecuencia cardíaca si ha pasado solo diez minutos en una sauna. El aire caliente de la cabina aumenta la transpiración para que su cuerpo pueda eliminar el exceso de calor. Y ese aumento requiere que la sangre fluya por el cuerpo más rápido, lo que en última instancia aumenta la frecuencia cardíaca.

Esto también tiene un impacto en nuestro metabolismo. Eso se confirmó en 2019, cuando un grupo de científicos probó cómo reaccionaban los cuerpos de hombres jóvenes al uso de saunas. Los sujetos de prueba se sentaron en una sauna durante diez minutos seguidos de un enfriamiento de cinco minutos entre cada segmento de diez minutos. Los científicos descubrieron que el metabolismo aumentaba durante cada uno de los cuatro baños de sauna de diez minutos. Los sujetos quemaron 73 calorías en promedio durante el primer baño. Pero en el cuarto y último segmento, el consumo calórico promedio había aumentado a 131 calorías[4] . ¡Eso es un aumento de casi el 80 por ciento!

En otro estudio, también de 2019, científicos alemanes descubrieron que un baño de sauna de 25 minutos (a aproximadamente 93 ° C) somete al cuerpo a la misma tensión cardiovascular que si montara una bicicleta estática a un ritmo moderado durante el mismo período de tiempo[5]. Sin embargo, los científicos enfatizan que esto no significa que deba usar el baño de sauna como una estrategia para perder peso. Simplemente porque no activa los músculos como durante el ejercicio físico[6].

Con todo, la ciencia parece respaldar la afirmación de que usar un sauna te hace quemar más calorías. Sin embargo, no podemos decir cuánto aumento experimentará. Ese cálculo depende de una serie de factores como la edad, la composición corporal y el estado físico general. Pero nos sentimos seguros de marcar esta afirmación como VERDADERA (¡pero no puede reemplazar el ejercicio y la alimentación saludable si intenta perder peso!).

Afirmación número 3: Es bueno para el corazón
El baño de sauna puede mejorar drásticamente la salud del corazón.

El calor extremo en una sauna aumenta su frecuencia cardíaca y su presión arterial durante un período de tiempo limitado. Esto puede ser beneficioso para su corazón.

Uno de los estudios más importantes sobre este tema se realizó en Finlandia. A fines de la década de 1980, un grupo de científicos realizó una serie de pruebas en más de 2000 hombres y mujeres de mediana edad. 20 años después, hicieron un seguimiento del mismo grupo de personas. Todos los participantes eran usuarios habituales de sauna. La única diferencia es la frecuencia con la que lo usaban.

Los resultados fueron claros: Cuanto mayor sea el uso de la sauna, menor será el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El grupo que practicaba baños de sauna al menos cuatro veces por semana tuvo una reducción del 63% en el riesgo de muerte cardíaca súbita en comparación con el grupo que solo visitó el sauna una vez a la semana. Además de eso, el mismo grupo tuvo una reducción del 40% en la mortalidad por todas las causas[7].

El mismo grupo de científicos publicó otro artículo basado en una recopilación de datos similar. En este informe vieron una reducción del 61% en el riesgo de accidente cerebrovascular[8] , si el individuo practicaba un baño de sauna al menos cuatro veces por semana.

Existe suficiente evidencia para apoyar la afirmación de que el uso de la sauna es bueno para el corazón. ¡Así que marquemos este como VERDADERO!

Afirmación número 4: Estimula su sistema inmunológico
El baño de sauna parece estimular el sistema inmunológico. 

Se acaba el verano y el goteo nasal y el cosquilleo de garganta anuncia su llegada. Ahora se trata de ayudar al cuerpo a mantener alejadas las enfermedades. Y parece que la sauna puede impulsar la lucha contra las bacterias y los virus.

En 2013, un grupo de científicos descubrió que la cantidad de glóbulos blancos aumentaba durante el uso de la sauna. Los jóvenes del estudio se dividieron en dos grupos, entrenados y no entrenados y todos los participantes mostraron un aumento en la cantidad de glóbulos blancos después de un baño de sauna. Pero el aumento fue más significativo en el grupo de hombres entrenados[9] .

Nos gustaría señalar que el aumento medido en el grupo no capacitado no fue “estadísticamente significativo”. Esto significa que los resultados pueden atribuirse a coincidencias debido al número limitado de participantes en el estudio.

Los científicos no proporcionan una teoría completa sobre el impacto potencial a largo plazo de los resultados. Pero como los glóbulos blancos son parte de “la primera línea de defensa inmunológica”[10], como dicen los científicos, debemos suponer que un aumento en el número de estas células proporciona un Sistema Inmunológico más fuerte.

Por lo tanto, parece que el baño de sauna aumenta las defensas de nuestro cuerpo, especialmente si consideramos las afirmaciones confirmadas anteriormente. Nos arriesgamos y marcamos esta afirmación como VERDADERA para las personas aptas, ¡y posiblemente verdadera para los que no están capacitados!

Afirmación número 5: Es sano para el cerebro
El baño de sauna reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Muchas afirmaciones sobre los efectos positivos de usar una sauna se refieren a los beneficios físicos. Pero parece que una buena sudoración en una cabina calurosa también es bueno para el cerebro.

En 2005, un grupo de científicos descubrió que el baño regular en la sauna tenía un efecto positivo en pacientes con síntomas de depresión leve[11] . Además, el estudio finlandés, que mencionamos anteriormente, descubrió que los participantes de la prueba que usaban saunas al menos cuatro veces a la semana, casi todas las semanas, tenían un 65% menos de riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. El mismo grupo también tuvo un 66% menos de riesgo de desarrollar Demencia[12]. Estos hallazgos son especialmente interesantes debido a la enorme cantidad de datos incluidos en el estudio.

¡Parece seguro decir que esta afirmación es VERDADERA, si se baña en la sauna con regularidad!

Afirmación número 6: Ayuda a desintoxicar el cuerpo
Contrariamente a la creencia popular, el baño de sauna no desintoxica el cuerpo.

La “desintoxicación” es muy controvertida. La primera parte de la discusión es si es posible desintoxicar su cuerpo. La segunda parte de la discusión es cómo hacerlo, si realmente es posible. Hemos encontrado dos estudios que analizaron los posibles efectos desintoxicantes del baño de sauna. Tenga en cuenta que ambos estudios combinaron varios supuestos desintoxicantes, pero el uso de la sauna fue el más destacado.

Ambos estudios utilizaron cuestionarios sobre la percepción de la calidad de vida de los sujetos de prueba. El primer estudio encontró un aumento significativo en la calidad de vida según las respuestas de los participantes a los cuestionarios[13] . Pero los científicos señalan que el mayor cuidado asociado con las pruebas podría haber afectado a los sujetos de prueba, haciéndolos más propensos a dar respuestas positivas en las preguntas de seguimiento.

El segundo estudio probó dos tipos diferentes de terapia de sauna. Una vez más los científicos descubrieron que la propia percepción de los participantes sobre su salud y su calidad de vida aumentaba. Pero no hubo cambios en las mediciones reales de toxinas en los cuerpos de ninguno de los sujetos[14].

Muchas de las toxinas de nuestro cuerpo se segregan principalmente a través del hígado y los riñones. Parece dudoso que la terapia de calor, como el baño de sauna, tenga algún efecto sobre ese proceso. Se puede argumentar que el aumento del flujo sanguíneo aceleraría los procesos de los riñones y el hígado, pero no sabemos si eso es posible. También podemos señalar que la sudoración no hace que segregues más toxinas[15]

Al observar estos resultados, la sauna no parece tener cualidades desintoxicantes. Por lo tanto, marcamos esta afirmación como FALSA: ¡el baño de sauna NO desintoxica su cuerpo!

Afirmación número 7: Aumenta la movilidad y la flexibilidad
Estirarse o hacer yoga en una sauna puede aumentar drásticamente su flexibilidad y movilidad.

La terapia de calor, como el baño de sauna, tiene un efecto documentado sobre la movilidad articular y las tensiones musculares (consulte la “Afirmación número 1”) en individuos con trastornos y dolencias. Pero, ¿qué pasa con una persona completamente sana que solo quiere poder tocarse los dedos de los pies?

Encontramos un par de estudios que investigan esto. Uno de ellos descubrió que las sesiones cortas de yoga podrían aumentar significativamente la movilidad de los sujetos de prueba en solo ocho semanas con una sesión de yoga semanal[16].

Otro estudio muy interesante encontró que el efecto de estirar los músculos aumentaba en más del 200 por ciento, si se realizaba en una sauna de infrarrojos[17] . Según el autor del estudio, normalmente se necesitarían “semanas de entrenamiento de movilidad repetido para lograr este tipo de efecto[18].

Los instructores y entrenadores de fitness generalmente recomiendan calentar antes de estirarse. Esto podría explicar por qué los efectos del estiramiento en una sauna parecen ser tan efectivos. No importa qué, marcamos esta afirmación como VERDADERA, pero debe estirarse activamente en la sauna para obtener los beneficios.

Afirmación número 8: Aumenta tu rendimiento
El baño de sauna tiene una serie de beneficios que mejora el rendimiento

Numerosos atletas y entusiastas del fitness utilizan el baño de sauna como parte de su régimen de entrenamiento. Algunos gimnasios incluso ofrecen a sus miembros relajarse en un sauna o en el vapor después de su entrenamiento. Y, de hecho, PUEDES obtener una ligera ventaja en tu resultados de entrenamiento si incluyes el uso de la sauna en tus hábitos de entrenamiento.

En 2018 se escribió una llamada meta revisión. Esta es una revisión de toda la literatura y los estudios disponibles en torno a un tema, para obtener una impresión de los resultados generales en lugar de los estudios individuales. Se revisaron 16 artículos, incluidos estudios con otros tipos de terapia de calor como baños de agua caliente. Los autores encontraron una serie de resultados interesantes, siendo los más interesantes:

  • Disminución de la frecuencia cardíaca en reposo[19],[20]
  • Hasta un dos por ciento de aumento en el rendimiento en carreras de resistencia[21] 
  • Capacidad mejorada para mantener baja la temperatura corporal central, que juega un papel crucial cuando se busca el rendimiento, ya que contrarresta el riesgo de p. Ej. sobrecalentamiento[22] 

Los autores de la revisión dan una lista de recomendaciones sobre cómo implementar la terapia de calor. Le recomendamos que lea la sección sobre “Aplicaciones prácticas y recomendaciones para atletas” en la revisión, si está interesado en obtener una ventaja en su entrenamiento o competición. Encuentra la reseña completa aquí.

Al final, podemos concluir que esta afirmación es VERDADERA, aunque todavía necesitamos aclarar las posibles diferencias entre usar una sauna y un baño de agua caliente.

En resumen ...

La mayoría de los estudios a los que nos referimos en este artículo provienen de una gran meta revisión que se centra en los beneficios para la salud y los efectos físicos del uso de la sauna. Puede encontrar la revisión aquí mismo, pero como concluyen los autores: “El baño regular en sauna finlandés o infrarrojo tiene el potencial de proporcionar muchos efectos beneficiosos para la salud, especialmente para aquellos con enfermedades cardiovasculares y reumatológicas, así como para los atletas que buscan mejor rendimiento en el ejercicio ”[23].

Se necesita más investigación para sacar conclusiones sólidas con respecto a algunas de las afirmaciones. ¡Pero todavía nos sentimos seguros al decir que la ciencia confirma muchos de los posibles beneficios para la salud del baño de sauna que comparten los usuarios de todo el mundo!

Eche un vistazo a nuestra selección de  saunas infrarrojas, saunas tradicionalesmodelos de exteriores  y prepárese para aprovechar los beneficios del baño de sauna en su propia casa.